Comercios independientes…Los villanos.

Barreras al comercios minorista independiente. Una de villanos.

En nuestra anterior entrada prometimos una segunda parte, la de los villanos. Los comercios independientes se llevan enfrentando desde siempre a ellos. Como todas las buenas historias, una vez el villano de turno es derrotado, nace otro para sustituirle. Así, nuestros superhéroes, siguen batallando. No hay final para la historía, es un permanente «continuará».

Hoy hablamos de tres. Dos históricos y un tercero que deriva de la extensión de la economía global. Veamos.

Ausencia de identidad propia

Al Comercio Independiente se les engloba, en el termino «Comercio» o «Comercio Interior», junto con mayoristas, concesionarios, mercados, cadenas de restaurantes, hoteleras, franquicias, centros comerciales. En todo tipo de organizaciones, Cooperativas, Sociedades Limitadas, Anónimas y Autónomos. Con empresas de otros sectores de actividad, al agruparlos cómo PYMES… con el emprendimiento.

Aunque el Comercio Independiente representa más del 80% del Comercio Minorista en número de empresas y tiene características comunes a todo tipo de negocio, no tiene una «nombre propio».

Esta falta de identidad deriva, en gran medida, de no estar en la agenda política. El Comercio Minorista lleva fuera de la agenda política desde siempre. Como ejemplo puede servir la inexistente oferta formativa específica. La hay para se peluquero, pero no para abrir una peluquería. Esta falta oferta formativa especifica implica, en un entorno global, que estas personas, emprendedoras, partirán con total seguridad con un lastre inicial, difícil de recuperar.

Esto nos lleva a que los comerciantes independientes tengan escasa relevancia social. Muchas menos que cualquiera de las marcas globales que, con el tiempo, todos hemos visto «desembarcar» (como les gusta decir a los periodistas) en nuestras ciudades con sus «Flagship» o grandes despliegues de establecimientos. En no pocas ocasiones se pone el valor su aportación al turismo, al «dinamismo» de la ciudad y a la proyección internacional de esta. Bombo y platillo. Con el tiempo, tambien hemos visto como muchas de estas desaparecen.

La concentración del sector

En la última década se está produciendo una paulatina concentacion den el sector del Comercio Minorista. La lenta y constante caida de comercios independientes, se contrapone con el aumento de empresas con mayor tamaño (en número de empleados). Destaca el crecimiento en empresas con más de 5.000 empleados, que han pasado de 16 a 25 en el citado periodo.

Esta concentración es un factor limitante de la competitividad del Comercio Independiente. Este ya no compite entre iguales. Ni siquiera entre similares. Esta perdida de competitividad se pone de manifiesto en la desaparición de los comercios independientes en los centros de las ciudades o en la calles más comerciales de estas. Es prácticamente imposible que un comerciante independiente pueda pagar la renta de un local comercial, en alguna de estas zonas. A su vez, estos núcleos comerciales, hacen perder tráfico comercial (y por tanto negocio) en los barrios periféricos, con la consiguiente pérdida de valor comercial.

La dificultad para financiarse

El comerciante independiente no realiza rondas de financiación, no dispone de Business Angels, Capital Riesgo, Semilla… Solo tiene una forma de financiarse. Acudir a las Entidades Financieras y solicitar un préstamo, una cuenta de crédito o el instrumento financiero de turno. Quien necesite dinero para abrir su peluquería, ampliar su academia de idiomas, digitalizar su actividad, solo le queda sentarse delante del empleado de una entidad financiera y aportar las garantías de turno. Su piso, el aval de tu familiar….

No solo es evidente que esta dificultad limita todas las posibilidades futuras de cualquier negocio…de crecimiento, modernización, innovación. Es que ademas los comercios independientes compiten en un mercado en el que otros pueden acceder a todo tipo de instrumentos y recursos financieros. Con ellos pueden arrasar a golpe de «ronda de financiación» a su competencia más vulnerable.

Por cierto. Si alguien quiere conocer los contenidos de una formación específica en comercio retail, le animamos a que conozca la Escola Universitària de Comerç (ESCODI) adscrita a la Universidad de Barcelona.

Imagen de Voltordu en Pixabay 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.