ODS 12. Consumo y producción sostenible (y 3)

ODS 12

Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

12.2 De aquí a 2030, lograr la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales
12.3 De aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per capita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha
12.5 De aquí a 2030, reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización.

En este articulo final, nos preguntamos si el modelo de comercio independiente es mejor, en términos de producción y consumo sostenible (ODS 12), respecto a otros modelos de distribución minorista. Por ejemplo, centros comerciales y las cadenas de distribución global. Para ello respondemos a tres preguntas relacionadas con las metas a alcanzar. En particular:

¿Qué consume más recursos, la actividad de 100 comercios independientes en un barrio (o un centro comercial abierto) o un centro comercial al uso, equivalente en m2?

Las características propias de los comercios independientes (tamaño, ubicación, equipamiento) los hacen menos intensivos en el uso de los elementos vinculados a las emisiones de CO2 y consumo energético. En particular, iluminación, climatización, equipos y refrigeración. Asimismo facilitan que los consumidores acudan andando o en transporte público a realizar sus compras. De hecho,  la práctica totalidad de los clientes de un comercio independiente, son personas que viven o trabajan cerca del establecimiento.

¿Quién genera más desperdicio alimentario el conjunto de los supermercados independientes o los gestionados por marcas globales?

“Otro aspecto identificado, no tanto como causa de desperdicio sino como oportunidad perdida para reducirlo, es la desaparición progresiva de las pequeñas tiendas de barrio, en las que se identifica, en principio, mayor potencial para la reducción de las PDA”(ACHM-E). Dicho de otra manera, el comercio independiente no genera desperdicio alimentario o al menos, el generado no tiene suficiente entidad, como para entenderse como un problema.

El comercio independiente no es un negocio de volúmenes.

¿Quién facilita el cambio hacia unos hábitos de consumo sostenibles?  

Históricamente el comercio independiente ha venido desarrollando su actividad de una forma sostenible, ante clientes con unos hábitos de compra, también sostenibles.

Su éxito no depende de vender más de lo que sea por 1 euro. De tener una colección diferente cada semana; del Black Friday; del 3×1; de las Flagships. El comercio independiente no presiona a los clientes a consumir, ni a los proveedores y fabricantes a producir más barato, a toda costa.

El comercio independiente aspira a obtener una rentabilidad económica, basada en vender productos y servicios a un precio ajustado a su calidad. En conseguir la mejor relación con los clientes y conseguir su fidelidad. En ello arriesga su dinero y prácticamente todo su tiempo.

Zara, Kentucky Fried Chicken, McDonalds o Ikea, fueron comercios independientes. Hoy no lo son. Su modelo, basado en la expansión, volúmenes, la rentabilidad financiera, en el dominio publicitario en medios y en las calles de ciudades de todo el mundo, en una logística global… es el que más esfuerzo debe realizar, para adoptar prácticas sostenibles y así alcanzar las metas del ODS 12.

Imagen de en Pixabay 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.