Redes WiFi y transformación digital…típicos tópicos.

Recientemente se ha publicado el estudio «COVID-19 and the economic value of Wi-Fi®» que demuestra la contribución «esencial» que tienen las redes WiFi en múltiples ámbitos de nuestra sociedad. Sus efectos económicos y su contribución a la «resiliencia digital» durante el año de la covid-19. Un estudio de verdadero interés, que presenta datos sobre una tecnología que nos puede pasar desapercibida, pero ha sido clave en muchos de los hitos digitales vividos en 2020.

Después de 20 años del nacimiento de Wi-Fi Alliance®, la  tecnología WiFi está presente en todas partes. Más de 13 billones de dispositivos WiFi están desplegados en el mundo. Solo tenemos que pensar en los teléfonos móviles,  nuestros propios domicilios, oficinas o incluso mirar a la Estación Espacial Internacional (ISS), para entender que las redes WiFi se ha convertido en sinónimo de conectividad.

Aun así las redes WiFi parecen ser el patito feo (o pobre) de la transformación digital en muchas organizaciones, cuando en realidad, son todo lo contrario.

Vamos con los «tópicos» de las redes WIFI abiertas.

"Ya nadie se conecta a las redes WiFi"

«Topicazo» número 1. 

Especialmente cuando trabajamos con espacios abiertos al publico, desde la tienda independiente a la red de establecimientos, centros de salud o transporte público, nos tenemos que enfrentar a esta afirmación. Esta tiene que ver con la mayor disposición de datos en los dispositivos móviles por el abaratamiento del precio de estos.

La realidad es otra. En todos los casos que nos encontramos comprobamos con inmediatez que todos los días hay (muchas) personas que se conectan a  las redes WiFi puestas a su disposición. Las razones son muy variadas. Las redes WiFi son más rápidas que las redes 4G de los operadores telefónicos, simple ahorro de consumo de datos o que no se cuenta con una tarifa de datos; que sean multidispositivo; mala o nula cobertura de la red móvil, especialmente en espacios interiores, zonas rurales o aisladas y por supuesto la itinerancia de datos (el famoso «roaming») que en los datos tiene sus excepciones y que para ciudadanos de fuera de la UE (los británicos desde el pasado 1 de enero) sigue siendo muy caro.  

Las redes WiFi no solo ofrecen acceso a internet, si no que conectan múltiples dispositivos bajo la misma red para compartir archivos y  facilitan el acceso a contenidos de acceso exclusivo.

La mayor o menor conexión a las redes WiFi abiertas, tiene más que ver con la confianza que con la disposición de datos en la tarifa móvil. Más adelante hablaremos de seguridad… Antes comentar que una parte importante de esta confianza en la red WiFi disponible pasa por no «querer cobrarse» el acceso en datos personales. Si para acceder a su red WiFi está solicitando un e-mail o un identificador de redes sociales, piense que está perdiendo 9 de cada 10 posibles conexiones y por tanto, cambiando nueve malas experiencias digitales por un dato personal que, probablemente, no será cierto

"Mi vecino me va robar internet"

«Topicazo» número 2. 

Este tiene varias versiones. El cliente que solo pedirá un café y estará conectado varias horas, personas que se conectarán pero no entrarán en la tienda, usuarios que se descargaran las 8 temporadas de Juego de Tronos, empleados que bajarán su productividad… los hemos escuchado todos. 

En nuestro caso, contamos con los dedos de una mano los usuarios que han sido bloqueados por este tipo de comportamiento «abusivo». Muchos de nuestros clientes tienen un horario comercial definido y cuando están cerrados no se debe esperar que tengan un gran número de conexiones a su red WiFi abierta. Así pasa. Como vemos en el gráfico, las conexiones a las redes que gestionamos cayeron «en picado» con el confinamiento del 14 de marzo del año pasado, manteniéndose, fundamentalmente, las redes públicas: Ayuntamientos y Transporte público.

Las redes WiFi abiertas son configurables en múltiples parámetros. El tiempo de acceso, el ancho de banda de la red, el ancho de banda por usuario, el encendido/apagado de los puntos de acceso, la accesibilidad de contenidos etc. Todo ello nos permite gestionar el uso de la red WiFi para que está sirva para el propósito buscado,  facilitar la mejor  experiencia digital de los usuarios.

 

Conexsiones a redes WiFi en covid-19
Variación de conexiones tras decretarse el confinamiento de 14 de marzo de 2020

"Las redes WiFi abiertas no son seguras"

Por situar la cuestión.

123456 es la contraseña más común en internet. Empresas, comercios, hoteles… Muchos facilitan la contraseña de acceso a su red WiFi en el mostrador de entrada, en salas de reuniones, en las servilletas o en las tarjetas de las habitaciones. Una red WiFi a la que cualquiera puede acceder a su contraseña, es una red abierta que ofrece una falsa sensación de seguridad.

Dicho esto. Las redes WiFi abiertas son todo lo seguras que quieran que sean sus propietarios. Seguras para el propietario y para los usuarios de estas. Es una cuestión de invertir en seguridad. Con poco, tengan por seguro que su red, abierta o no, será más segura que acceder a través de router del su proveedor de telecomunicaciones. Con un poco más, será una fortaleza.

La seguridad se refiere también a la operativa. Muchos pequeños establecimientos  (y no tan pequeños), especialmente en el sector de restauración, confían la conectividad de TPVs, tabletas, ordenadores y red de invitados al router del operador telefónico o al punto de acceso más barato. Disponer de una infraestructura de conectividad  propia, esto es, no vinculada al operador de datos, no solo es posible con la tecnología WiFi, si no que es razonablemente sencillo y barato

 

Presente y futuro.

En Suuma&B10 Projects apostamos en 2016 por la tecnología WiFi, como base de muchos de los desarrollos que hemos realizado vinculados a la transformación digital en empresas y establecimientos comerciales. 

Iniciando el 2021, sabemos que las capacidades de esta tecnología son espectaculares. Ámbitos como la experiencia de cliente in-store; teletrabajo; recopilación de datos o la creación y desarrollo de soportes digitales publicitarios… en definitiva para crear micro ecosistemas digitales, accesibles a todo tipo de organización y todo tipo de usuarios. Hacer crecer las ventas; mejorar la información de cliente; garantizar la conectividad en el teletrabajo…

Aprovechar la digitalización de la sociedad, conectar con los clientes, proveedores, «riders», dispositivos… La transformación digital trata de eso, ¿no?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.